10 Apodos de béisbol que marcan la diferencia

10 Apodos de béisbol que marcan la diferencia: maniquíes

Desde que un periodista deportivo de la década de 1880 bautizó a la superestrella Mike de Chicago White Stockings " King "Kelly con su apodo real, los apodos se han atrincherado en el léxico del béisbol. Los siguientes son diez apodos memorables de las grandes ligas.

Bob "Muerte a las cosas voladoras" Ferguson

Sí, este apodo es un poco prolijo, pero a medida que avanzan los apodos, rara vez encontrarás uno más evocador. Bob "Muerte a las cosas voladoras" Ferguson jugó para una serie de equipos, incluidos Troy Trojans, de 1876 a 1884. Los historiadores de béisbol le acreditan ser el primer bateador emergente en aparecer en el cuadro de las Grandes Ligas, aunque su plato de trabajo le ganó poca fama.

Uno pensaría que a alguien se le ocurrió el sobrenombre de Ferguson como tributo a su proeza de fildeo. Ferguson era, según todos los informes, un guante resbaladizo, pero pasó la mayor parte de su carrera sirviendo de segunda base, una posición que rara vez requería que persiguiera balas difíciles.

Compañeros de equipo colgaron el apodo en Ferguson después de observar su habilidad letal para golpear a las moscas en el vestíbulo de un hotel. Las moscas domésticas no fueron todo lo que él aplastó. Después de retirarse como jugador, Ferguson se convirtió en árbitro profesional y una vez resolvió una disputa en el campo rompiendo el brazo de un jugador con un bate de béisbol. Ese incidente y varios enfrentamientos más le ganaron otro apodo: "Fighting Bob. "

Walter "The Big Train" Johnson

Los Senadores de Washington firmaron este jarro del Salón de la Fama después de que un vendedor ambulante les enviara una carta en la que elogiaba el poder y el control de Walter Johnson. "Él sabe dónde está tirando", supuestamente el buhonero escribió, "porque si no lo hiciera, habría cadáveres esparcidos por todo Idaho". "Desde 1907 hasta 1927," The Big Train "ganó 417 juegos, registró 3, 509 ponches y registró récord de Grandes Ligas de 110 blanqueadas.

El diestro también podría tener el récord de Grandes Ligas para la mayoría de los apodos. El periodista deportivo Grantland Rice lo etiquetó "The Big Train", cuando escuchó a un bateador describir la bola rápida de Johnson como "rugiendo como un tren expreso cuando pasa. "

Después de que Johnson trató a algunos compañeros de equipo con algunos giros espeluznantes en su nuevo automóvil, decidieron llamar a su as" Barney ", como un homenaje al legendario piloto de autos de carreras Barney Oldfield. Los árbitros rindieron homenaje a la integridad y deportividad de Johnson al referirse a él como "Sir Walter" y "The White Knight". "

Y los periodistas deportivos que vieron a Johnson lanzar durante su carrera semiprofesional lo conocían como" The Coffeyville Express "(llamó a Coffeyville su casa por varios años)," The Kansas Cyclone "y" The Humboldt Thunderbolt "(Humboldt, Kansas siendo su lugar de nacimiento).

Al "Húngaro loco" Hrabosky

El cerrador de los Cardenales de San Luis a mediados de la década de 1970, Al Hrabosky, conocido como "El húngaro loco", salía del bullpen luciendo un siniestro bigote de Fu Manchu. pelo salvaje hasta los hombros digno de Rasputin, y un anillo de plata adornado que llamó La rosa gitana de la muerte (que una vez describió como "una reliquia familiar de Drácula").

Antes de tirar su primer lanzamiento, Hrabosky se iría del montículo hacia la segunda base, daría la espalda al bateador en el plato y se enfurecería. Tan pronto como estuviera listo, el zurdo se golpearía el guante, giraría y golpearía la goma con la lava que se filtraba por sus orejas. Entonces, más veces que no, él vertía una bola rápida al blanco sobre el bateador. Los teatros estaban destinados a intimidar a los jugadores rivales, que nunca estaban muy seguros de lo loco que realmente era Hrabosky.

Mickey Manto "The Commerce Comet"

Cuando Mickey Mantle se unió a los New York Yankees para el campamento de novatos en 1951, varios entrenadores le pidieron que participara en un foot-trace. Como dijo una vez su compañero de equipo Tom Sturdivant: "Fue una broma para cualquiera competir contra él; el chico podría correr más rápido que los caballos de carrera de Kentucky Derby. Por qué, nos hizo ver como si estuviéramos parados. No estoy bromeando. Mickey nos ganó mucho, los entrenadores estaban seguros de que se iría temprano. Entonces nos hicieron competir de nuevo. Mismo resultado. De acuerdo, vamos a ir una vez más. Hombre, nos habrían tenido allí todo el día. Estaba corriendo junto a Mick y finalmente les dije: 'No está saltando la pistola. Mickey se va cuando estamos en el primer paso. Es solo que está a media cuadra en el segundo paso. "No tenían cronómetros lo suficientemente rápido como para cronometrarlo". Creo que fue cuando colgaron el apodo 'The Commerce Comet' en él, excepto que era más rápido que un cometa. Lo más rápido que he visto. "

Jim" The Toy Cannon "Wynn

Jim Wynn fue etiquetado como" The Toy Cannon "porque generó tanta potencia para su tamaño (5 pies, diez pulgadas, 160 libras de marco). Jim jugó con los Astros desde 1963 hasta 1971. Libra por libra, puede haber sido el mejor bateador de la historia. Jim tenía manos tan fuertes como las de cualquier herrero. A pesar de que balanceó una pieza de madera relativamente pesada (36 onzas), fue capaz de atravesar la zona de golpe en lugar de empujarla. La pelota estalló en su bate.

Jim jugó la mayor parte de su carrera en el Astrodome cuando era el peor parque de bateadores locales en las mayores. Si hubiera jugado en cualquier otro campo, hubiera golpeado 40 o más jonrones cada año. En 1967, Henry Aaron mordió a Jimmie para el título local de la Liga Nacional por solo dos dingers. Después, el siempre afable Aaron dijo: "En lo que a mí respecta, Jim Wynn es el campeón local esta temporada por el lugar en el que juega".

Tony "Doggie" Perez

Tony Perez fue uno de los mejores bateadores de embrague. Los jugadores de Big Red Machine lo llamaban "Doggie" o "Big Dog" porque cada vez que venía al plato con corredores en la base, esperabas que le diera un buen mordisco al pitcher.Pudo hacerlo porque, a diferencia de algunos toleteros, entendía a qué se enfrentaba en cualquier situación.

Con las bases llenas, si el lanzador le dio algo para tirar, Tony lo conectó con fuerza a la izquierda, a menudo por bases extra. Pero tírele un lanzamiento externo difícil bajo las mismas circunstancias, y Doggie lo cortaría al jardín derecho para un golpe de base de dos carreras. Condujo en 100 o más carreras siete veces y tuvo otras cinco temporadas con 90 carreras impulsadas o más.

Bill "Spaceman" Lee

Antes de los juegos con los Medias Rojas de Boston, este loco lanzador zurdo, Bill Lee, conectó fungos (balones voladores son golpeados por un jugador lanzando una pelota en el aire y golpearlo a medida que desciende) a sí mismo en el jardín. Una vez Lee admitió públicamente haber lanzado dos bolas de saliva a Tony Taylor, una de las cuales Taylor pegó un cuadrillo para un jonrón. Cuando un periodista le preguntó cómo un bateador de individuales como Taylor podría sacar a un escéptico, Bill respondió: "Creo que tocó el lado seco". "Si le preguntas por qué lanzó cierto tono, Bill haría cinco minutos sobre la teoría del espacio curvo de Einstein.

Lee se ganó su apodo cuando un visitante del clubhouse de los Medias Rojas le preguntó a su compañero de equipo, el jugador de cuadro John Kennedy, si había visto un lanzamiento de la NASA esa tarde. Señalando el casillero de Bill, Kennedy respondió: "No necesitamos mirar a nadie subiendo en cohetes por televisión; tenemos nuestro propio astronauta justo aquí. "Lee era un personaje, pero sabía cómo lanzar". Tenía una platina móvil funky, una buena curva lenta y un control preciso.

Rusty "Le Grande Orange" Staub

Rusty Staub jugó con los Houston Astros. La dedicación de Rusty al trabajo duro lo convirtió en una estrella. No fue un buen bateador cuando Houston lo firmó por primera vez; él era solo un tipo grande que podía manejar solo la recta alta. Pero estudió a los lanzadores y pasó cientos de horas en la jaula de bateo perfeccionando su swing. Rusty se convirtió en un jugador tan formidable que hizo el equipo All-Star seis veces.

En 1967, su mejor temporada, bateó como bateador. 333 para terminar quinto en la carrera de bateo de la Liga Nacional y tuvo 44 dobles, líder de la liga. Casi todos los tonos con los que hizo contacto, incluidos los outs, fueron duramente afectados. El seis pies tres, 210 libras ganó el apodo de "Le Grande Orange" (que significa, por supuesto, la gran pelirroja) cuando los Astros lo cambiaron a los Expos de Montreal en 1969. Con su presencia estelar y bate en auge, Rusty se convirtió un favorito instantáneo de los fanáticos ya que aportó a la franquicia de expansión la credibilidad necesaria en el campo.

Frank "The Washington Monument" Howard

Cuando Frank Howard protagonizó con los Washington Senators, el jugador de seis pies y siete libras y 255 libras se llamó "The Washington Monument" no solo porque parecía ser tan grande como ese punto de referencia, pero porque también parecía que podía golpear una pelota de béisbol sobre él.

Frank fue uno de los hombres más fuertes que alguna vez jugaron el juego. Después de que Ted Williams se convirtiera en gerente de los Senadores en 1969, le dijo a Frank que había visto a solo tres hombres que podían golpear la pelota con más fuerza que él: Babe Ruth, Jimmy Foxx y Mickey Mantle.

Debido a que una vez Ruth golpeó una bola a 600 pies en un juego de exhibición y el Mick aún tiene el récord del jonrón más largo de la temporada regular (565 pies), Frank está en una poderosa compañía. Casi todos los lanzadores que lo enfrentaron estaban aterrorizados de que pudiera golpear un tramo de línea de regreso a través de la caja.

Dick "The Monster" Radatz

Enfrentando a Dick Radatz fue un verdadero espectáculo de horror para muchos bateadores. Él era el Terminator original. Cuando este gigante de seis pies y cinco libras y 250 libras entró pisando fuerte desde el bullpen de los Medias Rojas de Boston, los bateadores comenzaron a considerar la jubilación anticipada. Lanzó cerca de 100 millas por hora, y cada vez que tomaba sus lanzamientos de calentamiento, arrojaba el primer lanzamiento hasta el tope.

La idea de que un tipo que lanzó lanzamientos que apenas se puede ver podría ser un poco salvaje ese día llamó la atención del bateador con prisa. Cuando Radatz lanzó a principios de la década de 1960, la mayoría de los relevos alternaron años buenos y malos. "The Monster" fue una rareza porque él colocó cuatro temporadas de calidad All-Star (1962-1965). Durante ese período, registró 49 victorias y 100 salvadas (cuando las salvadas fueron mucho más difíciles de conseguir de lo que son hoy) para los equipos de los Medias Rojas que nunca llegaron al tope. 500.